Álava en un referente dentro de la “cultura” del vino, es obvio, la denominacíon Rioja Alavesa es reconocida y valorada mundialmente. En términos de “pajareo”, Álava también ocupa un lugar estratégico en las rutas migratorias de muchas aves y a lo largo del otoño e invierno se pueden ver espátulas, grullas, cigüeñas negras y muchas más especies en sus migraciones hacia el sur.  Además, Álava representa una región de transición entre el clima mediterráneo del Valle del Ebro y la Cornisa Cantábrica, de clima atlántico. Y debido al cambio climático, actualmente hay cada vez más avistamientos de aves mediterráneas como abejarucos, críalos, etc...

 

Además del placer en sí de observar las aves, el “pajareo” es una manera de disfrutar con la naturaleza – tanto solo como en la compañía de otras personas. Cuando sales a pajarear entras en íntimo contacto con la naturaleza y desde nuestro punto de vista es una oportunidad para olvidarnos de nuestros problemas, escucharnos  a  nosotros mismos y de seguir más de cerca el cambio de las estaciones, la interacción entre todos los seres vivos y el ciclo eterno de nacimiento, procreación y muerte. Creemos firmemente en el valor terapéutico del pajareo.

 

En “Days of Wine and Birds” hemos querido unir lo mejor de estos dos apasionantes mundos para crear una experiencia única e inolvidable. Disfrutaremos de la asombrosa experiencia del avistamiento de pájaros entre los viñedos de la Laguna de Carravalseca y descubriremos el origen del vino en la villa de Laguardia, visitaremos el edificio más antigua de Laguardia, Casa Primicia y realizaremos una cata de vinos donde en los impresionantes calados de Casa Primicia donde sentiremos ser parte de la verdadera historia del vino.